lunes, 30 de mayo de 2011

El último tren

Se desvaneció en una ráfaga de oscuridad.
Y no se encuentra en sí misma.
Se fue alejando de todo lo que la rodea, aislada y totalmente sola. Se perdió por alguna dimensión extraña y paralela a esta.
Indescriptible.
¿Queda alguien?
Yo creo que no, ya no hay nadie.
Solo ella y su locura. Enigmática locura que la envuelve y envuelve hasta dejarla en una burbuja completamente impenetrable.
No me extraña araña.
Siempre se supo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario